Martha Sugel Álvarez de Matias, MA.- El ser humano por naturaleza es un ser social y continuamente se está comunicando. Según uno de los axiomas de la Teoría de la Comunicación de Paul Watzlawick es imposible NO comunicar.

Para que una comunicación sea efectiva debemos detenernos a pensar qué decir, cómo decirlo y si el momento es oportuno. Consiste en aprender a ser asertivos,  habilidad que permite expresar los sentimientos, pensamientos y deseos respetando los de los demás.

El ser asertivo implica comunicarnos teniendo control sobre nosotros, expresando de manera franca y honesta lo que pensamos y sentimos, sin sentimientos de culpa, defendiendo nuestros derechos sin violentar los de los demás. La persona asertiva está abierta a la negociación, al diálogo y al compromiso. Subrayando esto último me hace pensar en que cuando las personas logran comunicarse de manera adecuada, no solo salen beneficiados los interlocutores, sino toda una sociedad.

Comunicamos continuamente mediante la conducta verbal y no verbal. En una persona asertiva la conducta no verbal, sería con respuestas directas a la situación que se está tratando, con un contacto ocular directo sin intimidar, postura erguida que refleje seguridad. En cuanto a la conducta verbal, la voz sería bien regulada, mensajes en primera persona, con verbalizaciones positivas. Ejemplo: Yo quiero, yo deseo… 

Cuando una persona intenta comunicar algo de forma indirecta y no expresa sus sentimientos y pensamientos, no viola los derechos de los demás, pero si da lugar a que los propios sean irrespetados y no tomados en cuenta. Son personas que miran hacia abajo, no se permiten dar excusas, ni decir “no”, utilizando una comunicación pasiva. Se da el polo opuesto, cuando las personas usan un estilo de comunicación ofensiva, elevando la voz, sin escuchar a los demás, amedrentando y manipulando, dándose una comunicación agresiva.

Si se detienen a pensar, es algo de equilibrio.  ¿Podemos aprenderlo de adultos? Sí, pero tendría un mayor impacto si hacemos conciencia de la importancia que tiene comunicarnos adecuadamente y fomentar la asertividad desde el seno familiar con  nuestros hijos. ¿Cómo los logramos?. 

  • Escuchando a nuestros hijos desde bebés, con una escucha respetuosa, frente al llanto dando contención y atendiendo sus necesidades.
  • Cuando son más grandes escuchando sus inquietudes y su opinión sobre lo que les llama la atención.
  • Respetar a nuestros hijos, nunca avergonzarlos.
  • No resolverle todos los problemas, porque le damos el mensaje de que no pueden hacerlo.
  • Aprender a negociar con nuestros adolescentes, dejar que expresen con respeto sus puntos de vista.
  • Fomentar la negociación, no la violencia.

 

  • Enseñarles sus derechos, al mismo tiempo que motivamos tener presente sus deberes.
  • Enseñarles a ceder, no se hace solo lo que yo quiera.
  • Reconocer cuando como padres nos equivocamos y ellos tienen la razón.
  • Enseñarles con el ejemplo, si somos agresivos no esperemos que adopten una postura asertiva, más bien provocaría una postura pasiva o agresiva.
  • Respetar sus sentimientos.

 

Sobre la Autora:

Martha Sugel Álvarez de Matias

Instructora de Masaje Infantil para Padres, certificada por la International Association of Infant Massage (IAIM).

Miembro de la Asociación Dominicana de Masaje Infantil (ADMI).

Puedes seguirla en instagran: @martha_sugel_masajeinfantil

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s