Ciudadanos y Sociedad

Carcel

Por Evaristy Jiménez | Abogado/Político

La República Dominicana inicia su proceso de autodeterminación a partir del 27 de febrero de 1844, ese proceso de manera formal y decidida ocurrió en la casa de Doña Chepita Pérez, el 16 de Julio de 1838, con la visión y determinación del Joven Juan Pablo Duarte y su revolución en favor de la separación y mantener la postura de ser libres e independendientes de toda potencia extranjera.

En ese momento otros grupos aspiraban a la separación de Haití, pero al protectorado de una nación más fuerte o de mayor jerarquía.

Hasta el momento y para siempre en el ADN de los dDominicanos estarán a la postura de Duarte y los Trinitarios; ahora bien, en los inicios de ese proceso no todos los dominicanos eran ciudadanos, porque para ello se requería tener algún tipo de arraigo Socio Económico, y eso para una Nación pequeña y de tradición atrasada en el marco del desarrollo político, social, militar, educativo, económico, etc, no era nada fácil.

Eso empezó a cambiar en la segunda República, periodo que abarca la Restauración de la República del 16 de Agosto 1863 hasta la intervención norteamericana del 1916, luego le sigue la Tercera República que inicia con el Gobierno de Horació Vázquez, donde se acrescenta con la dictadura de Trujillo y concluye con la misma, dando paso a la Cuarta República que inicia con el gobierno del Profesor Juan Bosch y el PRD, hasta nuestros días.

Desde esos tiempos la ciudadanía y la Sociedad han estado en constante cambio, en relación a las diferentes etapas, y lo que gobernantes y gobernados hacen para que la sociedad pueda vivir mejor, basado en respeto e integridad de nuestra Nación.

El Estado Dominicano es débil desde su fundación y sigue en ese derrotero, porque los ciudadanos y la sociedad están desvinculados uno del otro. Sería bueno que iniciemos ese camino que nos enseñó el Padre de la Patria, de que la Nación Dominicana es la reunión de todos los Dominicanos, independientemente de quien gobierne, debe haber un verdadero respeto por la autoridad y la ley, para poder cambiar el modelo de Estado débil.

Desde nuestra fundación, aspiramos a que Ciudadanos y Sociedad entiendan que los problemas de uno, son los problemas del otro y que no podemos seguir en un personalismos a ultranza, porque el mismo, solo tiene un camino, y es el del fracaso.

Ciudadanos, estamos a tiempo de cambiar, la decisión esta en la conciencia de cada individuo de nuestra sociedad y sobre todo en los que ostentan los cargos desde donde se ejerce la autoridad del Estado, como son el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Más articulos de opinión

Comparte esta noticia en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print