Desechar antivalores

Por Emilia Santos | La población de la República Dominicana, una nación rica en costumbre,  tradiciones,  floklore, cultura y colorido, en ocasiones se envuelve en la inmediatez que produce  el bombardeo de  informaciones carentes de aportes a la sociedad, olvidando así  temas de agenda nacional, esos que propician desarrollo sostenible; bienestar para la colectividad. 

Mientras está embebdida o se entretiene a nivel de opinión pública con el incorrecto accionar de sujetos; pseudo seres humanos, con apodos de manteca y moho: la primera una bacteria y el segundo, un organismo que solo sirve para descomponer  materia en nuestro el medio ambiente; roles asignados por  la naturaleza, ayuda al fomento de antivalores  que  atentan con las creencias  en que se funda la vida en sociedad y al mismo tiempo, engendra héroes de barro.

Propicia además, mayores niveles de carencias educativas y la desesperanza que se manifiesta en la  inseguridad ciudadana, violencia de todo tipo, odio hacia grupos vulnerables y la descomunal delincuencia que arropa hoy a importantes poblaciones, operativizada por nacionales y extranjeros, han traído mucho dolor a nuestra población.

 Pero, como nunca es tarde si la dicha es buena», nos aferra y contenta, saber que “siempre es el momento adecuado para hacer lo correcto”,  con decía el reverendo Martin Luther King, Jr. Por eso creemos que es tiempo de aplicar la buena norma y manos duras, en este sentido. Al mismo tiempo, fortalecer la educación, en todos sus ámbitos, incluyendo la preventiva, para evitar pérdidas materiales y humanas, incluso, ante siniestros  y  catástrofes naturales.

La población está de rodillas ante la inseguridad ciudadana, temerosa y desesperanzada. Cada día son más las personas que pierden la batalla ante los antisociales.  Mal vive, fruto quizás de las desigualdad social, carencias económica para solventar el alto costos de las viviendas, alimentos, medicamentos, salud, servicio del hogar, educación, combustibles…, generados por la crisis post COVID, la que también parió con  su crueldad cacos iguales, en todo el mundo.

lo cierto es, que mientras sigamos embebidos en la chercha de que si tal o cual mal llamado artista, mequetrefe,  hizo tal o cual cosa bochornosa, desagradable y degradante; sigamos celebrando sus excesos y actos repudiables,  viviremos entre podredumbre.

Estos «artistas» no merecen ocupar el sitiar de nuestros íconos; esos_asgrandes diminicanos_as que nos  legaron valores y democracia,  para ello, abonaron el sueño patrio con su sangre, y hoy son desconocidos_as por nuestra juventud, porque, sus estandartes son ídolos con pies de barro.

Vergüenza debe darnos como nación, haber permitido esta fuga en las presentes generaciones; atrapadas ademas, en la creciente violencia e inseguridad conque vive  la población.

Pero, como la peor experiencia es la mejor maestra, se que de este amargo y bochornoso momento, décadas perdidas a nivel educacional, sacaremos  grandes aprendizajes, como nación resiliente Accionaremos para sanar lesiones profundas y realizaremos oportunos esfuerzos para preservar derechos fundamentales. Creamoslo y aportemos a esa transformación. «Abre tus brazos al cambio, pero no dejes ir tus valores».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga mejores resultados al momento de
querer informarte a través de lasultimasnoticias.net puedes informarte mejor en. Sobre las Cookies,

Tambien puedes saber mäs acerca de nuestra Política de Privacidad

aceptar