La economía latinoamericana… No termina de arrancar

Foto: fuente externa

Por Danilo Díazgranados

Ingeniero Financiero | Especialista en Finanzas Internacionales
Sobre el Autor

Por Y no termina de arrancar. La economía latinoamericana se encuentra en un nivel crítico en cuanto a su desempeño. El COVID-19, además de pérdida de vidas humanas, ha revelado aún más y lo que para nadie es su secreto: la debilidad financiera de todo un continente.

Y es así. Desde países con un alto potencial de crecimiento y un PIB envidiable, hasta los más débiles jurídica y económicamente. Todos han caído en una suerte de “catalepsia” económica como resultado de los embates de la pandemia.

Ningún país en el mundo estaba preparado para luchar contra esta situación. Lo que los diferencia es la respuesta que cada uno ha dado para frenar el impacto que supone el enfrentarse a un suceso inesperado.

Europa ha respondido con una suerte de fondo de apoyo para ayudar a los más afectados a levantar su economía. Por su parte, Estados Unidos ha mantenido las tasas de interés en sus mínimos históricos, como parte del paquete de medidas aplicadas para reactivar el aparato productivo.

Y mientras tanto, Latinoamérica se mueve al ritmo de las expectativas. Los vaivenes en los cuales se sumerge el acontecer económico hacen más complicado el proceso de reactivación. La pandemia ataca sin piedad, y los gobiernos no ofrecen respuestas serias, contundentes e hilvanadas, que coadyuven a minimizar las consecuencias que, para las finanzas de la empobrecida región, está trayendo la ausencia de políticas claras en este sentido.

Hace falta coherencia, equilibrio y sobre todo unidad. Establecer un plan de acción conjunta que permita ver más allá del final de la pandemia. Los efectos destructivos en la economía son iguales para todos, aunque algunos son más vulnerables que otros. Ya se ha comprobado que el COVID es un enemigo común que afecta la salud de cualquier economía, por más boyante que esta sea.

Los planes tienen que iniciarse por copiar estrategias que están siendo aplicadas en otros países, sobre todo en Europa, que poco a poco comienza a despertar del letargo en el sector productivo. Es momento de compartir experiencias, de hacer equipo entre los diversos gobiernos de la región para que juntos puedan volver a transitar por la senda del desarrollo, y de esta manera fortalecer la deprimida economía.

Queda mucho trabajo por hacer, pero el mismo debe atacarse con voluntad, liderazgo y capacidad de respuesta.

Compartir artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga mejores resultados al momento de
querer informarte a través de lasultimasnoticias.net puedes informarte mejor en. Sobre las Cookies,

Tambien puedes saber mäs acerca de nuestra Política de Privacidad

aceptar