Los retos de la economía latinoamericana en 2021: no es poca cosa

Por Danilo Díazgranados

Ingeniero Financiero | Especialista en Finanzas Internacionales
Sobre el Autor

Variadas y costosas han sido las consecuencias que ha dejado a su paso la pandemia por la región latinoamericana y que además la acompañará por algunos años más. Sin embargo, para que el impacto vaya suavizándose con el transcurrir del tiempo, y de esta manera los países de la región comiencen a recuperar el terreno perdido y se reinserten en la senda del crecimiento, existen algunas condiciones necesarias que deberán ser asumidas.

Al respecto, se han presentado algunas propuestas que permitirían a los países sanear sus finanzas y reducir la brecha que los separa de las economías desarrolladas, entre las cuales destaca el diseño de políticas y mecanismos que les permitan recuperar la estabilidad presupuestaria y el crecimiento.

Por todos es bien sabido que para afrontar los costos asociados a la lucha contra el coronavirus, los gobiernos se endeudaron. Según el Fondo Monetario Internacional, la deuda conjunta de la región estará por el orden de 80% del PIB entre 2020 y 2025. El organismo multilateral ha prestado a los países latinoamericanos unos 63.809 millones de dólares.

Otra de las propuestas es la referida a la intensificación de la colaboración público-privada, con lo cual se podría mantener el ritmo de la inversión y avanzar en el desarrollo de infraestructuras. Se recomienda a los países de la región destinar un porcentaje adicional de su PIB para cerrar brechas en los sectores ferroviarios, portuarios, digitales, energéticas, entre otras.  La CAF y el BID son fundamentales al momento de impulsar proyectos de ese tipo.

Propiciar el retorno de los capitales extranjeros podría constituirse en otro de los retos a asumir, ya que según cifras de la Cepal se prevé una caída de la inversión directa durante 2021 de entre 45% a 55%, lo que se constituye en el mayor descenso del mundo.

Por su parte, el Institute for International Finance estimó que durante el primer trimestre de 2021 podría darse una salida de capitales de los países emergentes de más de 100.000 millones de dólares, de los cuales un tercio corresponde a América Latina, según el FMI.

La recuperación del turismo en la región, podría ser otra de las alternativas que deberían plantearse los gobiernos. A lo anterior se suma la necesidad de diseñar estrategias que conduzcan al descenso de los índices de informalidad laboral, tradicionalmente altos en América Latina y el Caribe.

La integración regional también jugará un papel decisorio en el marco de estas propuestas, pues el mundo se está despertando hacia una nueva realidad en la cual el comercio deberá encaminarse más hacia los países latinoamericanos. Para ello hará falta mejorar las infraestructuras y la logística, así como propiciar el establecimiento de mecanismos que permitan penetrar un mercado de 650 millones de habitantes.

Compartir artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga mejores resultados al momento de
querer informarte a través de lasultimasnoticias.net puedes informarte mejor en. Sobre las Cookies,

Tambien puedes saber mäs acerca de nuestra Política de Privacidad

aceptar