Mujer con 2 vaginas y 2 úteros

Dolor Menstrual

El extraño caso de una joven que sufría terribles dolores menstruales

Una adolescente del condado de Kent, al sureste de Inglaterra, ha descubierto que tiene dos vaginas y dos úteros después de someterse a estudios médicos durante 8 años a raíz de sus “terribles” dolores menstruales.

Desde los 9 años de edad, Molly-Rose Taylor sufría dolores insoportables en el bajo vientre, pero en ninguna de sus repetidas visitas al médico los especialistas pudieron detectar una pared de tejido de 2 centímetros de espesor que dividía a su vagina en dos.

Molly creció y los dolores comenzaron a preocupar a su familia. Los calambres eran tan insoportables que a menudo la hacían delirar y desmayarse en público. También descubrió que usar un tampón no era una opción, pues por alguna razón la sangre continuaba saliendo.

No fue hasta los 17 años que la joven recibió un diagnóstico claro. Según sus doctores, Molly había nacido con útero didelfo, una rara malformación que duplica la cantidad de órganos reproductivos; o sea, tenía dos úteros y dos vaginas, estas últimas divididas por un tabique longitudinal.

“Cuando comencé mis períodos, los médicos culparon a mi edad y dijeron que mi cuerpo aún era muy joven y no había aprendido a lidiar con ello”, dijo Molly al Daily Mail.

Dos períodos a la vez

La joven, ahora de 19 años, sabe ahora que sus menstruaciones resultaban más dolorosas porque estaba teniendo dos a la vez. “He estado tomando anticonceptivos desde los 12 años para tratar de reducir el flujo intenso y el desmayo”, explicó.

Como los dolores fuertes también son comunes en algunas mujeres con órganos reproductivos normales, no fue hasta que se volvió sexualmente activa que Molly comenzó a preocuparse en serio, pues se le hacía “imposible” tener relaciones con su pareja.

“Antes de mi diagnóstico, me aconsejaron que me hiciera una prueba de detección de una enfermedad de transmisión sexual debido al sangrado y el flujo anormal”, contó.

Desde el exterior, el tabique que separa a sus vaginas es imposible de detectar. En tres estudios seguidos, los médicos nunca se percataron de la anomalía. Pero Molly estaba convencida de que “algo andaba mal” y continuó yendo a consulta.

Finalmente, en 2017, un ginecólogo llegó a su diagnóstico y desde entonces se sometió a una cirugía en la que le extirparon el tabique longitudinal.

Molly lamenta la falta de conciencia sobre el útero didelfo, una condición médica que afecta a aproximadamente una de cada 3,000 mujeres.

“Si no hubiera sido persistente, aún no tendría ni idea”

De acuerdo con la Clínica Mayo, las mujeres que tienen un útero doble pueden disfrutar de embarazos exitosos, pero el riesgo de aborto espontáneo aumenta. En el caso de Molly, el desconocimiento sobre el tema era un factor común entre los especialistas que la atendieron.

“Si no hubiera sido persistente, aún no tendría ni idea, y estoy compartiendo mi historia para crear conciencia sobre otras niñas y mujeres que podrían estar pasando por lo mismo”, afirma.

La joven asegura que no había “ningún folleto para leer ni médicos que pudieran ayudarme a comprender mi condición, por eso me tomó tanto tiempo obtener un diagnóstico”.

Fue ella, de hecho, quien dijo a su médico de cabecera que tenía una idea de cuál era su padecimiento. Luego la remitieron a un ginecólogo y solicitó expresamente una exploración vaginal intrusiva con anestesia general.

“En diez minutos, confirmaron que tengo dos úteros, dos cérvix y dos vaginas; me sentí muy feliz de finalmente saber qué estaba mal”, relató.

Molly sabe que de ahora en adelante podría enfrentar algunas complicaciones, en especial si quiere formar una familia. “Pero al menos ahora puedo planificar con anticipación, pues ya soy consciente”, afirmó.

Comparte esta noticia en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print