“Por los huesos de Juan Pablo Duarte”

Por Jhanel Ferreras

La historia dominicana ha sufrido muchos arreglos y modificaciones en su narratavia cronológica, sin embargo todos estamos claros de cuántas veces la República de Haití nos ha invadido como nación, siendo la última vez 22 años sangrientos de muerte y terror.

En años recientes, los ciudadanos de origen haitiano, recibieron por parte del pueblo dominicano, un proceso abierto, gratuito y flexible de regularización migratoria, al parecer exclusivamente para los nacionales de Haití.

Por otro lado, Venezuela, lugar donde refugiado falleció Juan Pablo Duarte, y que historicamente ha sido un pueblo noble y solidario con América y sobretodo con los dominicanos, está pasando por una crisis política y económica en su territorio, a tal punto que decenas de miles han tocado las puertas de la hospitalidad del noble pueblo dominicano.

En nombre de la memoria de Duarte y la ausencia de gratitud primaria, le tenemos unas multas migratorias abusivas (aunque legales) a los descendientes de Simón Bolívar, y de aquel pueblo que tanto petróleo nos cedió a un crédito irrisorio, aquel pueblo que gracias a esas bondades la economía dominicana no colapsó de forma desastrosa.

A los venezolanos en la República Dominicana lo menos que debemos hacer como sociedad, como autoridades y como pueblo, es prepararles un plan de igual o mayor magnitud que a los Haitianos. No por ser enemigos de éstos últimos, sino, porque la Venezuela de Bolívar, de Carlos Andrés Pérez y de Hugo Rafael Chávez Frías, lo único que ha tenido para la República Dominicana es una mano solidaria. Si a muchos se les olvida, les recuerdo que hasta el pensamiento independentista viene del sueño de la gran Colombia.

Y sin ánimos de inmiscuirnos en su soberanía interna y política, por favor, por lo menos levantemosle de forma temporal, esa exagerada multa migratoria al bravo pueblo que desea sobrevivir de la mano extendida de una América cada día mas ingrata, incoherente y malgradecida.

Hay miles de venezolanos varados en tierra nacional, por una multa de 200 dólares que aumenta con el paso de los días, meses y años….. Por los huesos de Juan Pablo Duarte, “Sed justo es lo primero, si quereis ser felices.” pueblo dominicano.

Por Jhanel Ferreras

Comparte esta noticia en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print