¿Cuáles son las razones de las turbulencias que recorren América Latina?

America Latina

Si toda broma tiene una poco de verdad, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, se hizo cargo ayer de las teorías conspirativas que acusan al chavismo de estar detrás las turbulencias que azotan a América Latina en los últimos meses. “El plan va como lo hicimos, Foro de San Pablo. El plan va perfecto, en pleno desarrollo y victorioso”, ironizó.

Pero lo cierto es que más allá de que pueda o no estar fogoneando algunas de las protestas, las razones detrás de la ola de crisis que se extiende por la región tienen raíces más profundas que la injerencia de un régimen que tiene como prioridad luchar por su supervivencia.

El estallido social en Chile es apenas la última manifestación de un año agitado: le siguió a las protestas por la quita de subsidios a la nafta que cercaron a Lenin Moreno en Ecuador, a la disolución del Congreso que ordenó Martín Vizcarra en Perú y el nuevo pico de la crisis económica que alcanzó la Argentina tras las elecciones primarias. El malestar también recorre América Central, con países como Haití donde las protestas casi derriban a un presidente.

Parece imposible encontrar paralelismos entre lo que está pasando en Chile, el país citado hasta el cansancio como modelo de estabilidad, con lo que pasa en Haití, el país más pobre y golpeado de la región.

Más allá de que cada país tiene sus particularidades, es posible encontrar hilos conductores que atraviesan a la región. El primero es la desaceleración económica. “Es una tendencia en casi toda la región y lleva muchos años: las economías latinoamericanas solo crecerán un promedio de 2,2% en la década del 2010. Es una gran decepción comparada con la década anterior, y terrible cuando lo comparamos con el resto del mundo, que se espera crezca 3,8%”, explica Brian Winter, editor de Americas Quarterly.

La desaceleración llegó tras una primera década del siglo XXI en el que el panorama era muy distinto. El boom de las materias primas impulsó un crecimiento a tasas chinas que llevó a Brasil a aspirar a ocupar un lugar entre las potencias mundiales y a la Venezuela de Hugo Chávez a financiar proyectos políticos en toda la región con sus petrodólares. Eran los tiempos de los liderazgos fuertes y los proyectos fundacionales.

Cambio de viento

Con la caída abrupta de los precios internacionales de las materias primas el panorama cambió y los primeros en sufrirlo fueron los países más dependientes de estos ingresos. El caso emblemático es el colapso histórico de Venezuela, una crisis que expulsó a cuatro millones de personas que se convirtieron en un factor más de tensiones en América Latina.

En los países que mejor habían hecho los deberes macroeconómicos -como Chile, Perú y Colombia- los problemas surgieron en otro denominador común que atraviesa a la región: el aumento de la desconfianza en las élites políticas y en la democracia, un fenómeno que no es exclusivo de la región.

Fuente

Comparte esta noticia en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

leave a reply