La doctora Ana María Polo confiesa que le descubrieron “una masa sospechosa” en un seno.

La doctora Ana María Polo sabe de primera mano qué es el cáncer, pues lo vivió en carne propia en el año 2003, cuando fue diagnosticada con cáncer de mama. La abogada cubana tuvo que someterse a una mastectomía radical del seno derecho, así como a una extirpación de los ovarios.

Desde entonces, el cáncer se ha mantenido fuera de su cuerpo y ha gozado de buena salud. Es por eso que luego de hacerse una revisión de mamas a finales de febrero, en la que se le encontró “una masa sospechosa en el seno izquierdo” que debía ser estudiada de inmediato, la doctora Polo vivió un duro momento imaginando la posibilidad del regreso de la enfermedad.

“Los médicos me dijeron que era sospechosa y que me tenía que hacer una biopsia”, contó durante la emisión de uno de los capítulos de Caso Cerrado y dijo que “habiendo pasado por el cáncer antes, sentí un miedo inmenso”.

Aunque estaba dispuesta a enfrentar lo que viniese y a luchar con la misma valentía de la vez anterior, sí existía el temor de que el cuerpo “con un poco más de años” no respondiera igual. El día 6 de marzo se hizo la biopsia y felizmente el resultado fue benigno.

La razón por la que la doctora Polo quiso compartir su historia y la angustia que vivió es el hecho de que “es importante chequearnos. A veces le hacemos rechazo a la medicina, porque es molesto, caro, pero hay que hacerlo. Nunca descuiden su salud, porque ni todo el dinero, ni la fama ni el amor, podrán suplantar una buena salud”.

La también cantante contó que los chequeos van a continuar porque los médicos quieren estar bien seguros: “Ahora me van a hacer una mamografía y me van a seguir haciendo estudios porque los médicos quieren estar súper seguros de todo”.

Comparte esta noticia en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter