Las fiscalías están obligas a continuar los casos aunque las víctimas desistan

El “deja eso así” que mata a las mujeres maltratadas

REPUBLICA DOMINICANA .- Debido al círculo de violencia que viven las mujeres maltratadas por sus parejas u exparejas es muy común que algunas no denuncien o desistan de querellarse porque el agresor, en la mayoría de los casos, se vende como una persona “arrepentida” y les pide que “dejen eso así”.

Muchas veces, por esa presión que ejerce el victimario contra la víctima, ellas desisten pero las fiscalías de acuerdo a lo establecido en el Código Procesal Penal, pueden continuar con el caso ya que las agresiones por violencia intrafamiliar y género son de orden público.

“Vamos a dejarlo así. Te voy a dar tanta suma… Ponme la cantidad que tú quieras y vamos a dejar eso aquí. Te voy a dejar. Ya no te voy a molestar. Tú vas a ver, me voy a mudar de la casa”, son muchas de las formas que utilizan los agresores como medida de protección hacia ellos para que la víctima deje el procedimiento por mitad y no continúe con el proceso y ya ellos se libran un poco de las consecuencias penales que pudieran tener las conductas que hubieran tenido, describió la psicóloga forense, Natasha Ramírez, respecto a las situaciones por las cuales a veces se producen feminicidios.

Describió que en la mayoría de los casos el “déjalo así” no siempre se queda así, sino que una vez el agresor confirma que la mujer a la que agredió o amenazaba, desistió de someterlo a la justicia, entonces vuelve a agredirla con mayor intensidad, tanto física como psicológicamente.

“Por lo general, cuando te dicen, déjalo así, te voy a dar dinero, me voy a ir de la casa, ya no te voy a molestar, ven, vamos a arreglar esto, voy a empezar a ir al psicólogo, voy a buscar ayuda. Eso nunca pasa, siempre termina poniéndose más grande la situación”, puntualizó la profesional.

Pese a que ese cuadro se presenta en casi todos los casos de violencia, el Ministerio Público, según dispone el inciso 2 del artículo 31 de Código Procesal, tiene la obligación de continuar con la acción penal sin importar que la víctima o querellante decida no continuar con el proceso.

Pero el “déjalo así” no solo se ejerce por una petición directa del agresor, muchas veces se utilizan a familiares, amigos, miembros de la comunidad o la iglesia con cierta influencia sobre la mujer para hacer la petición y llegar a algún tipo de acuerdo de conciliación.

Fuente.

Comparte esta noticia en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print