DETRÁS DEL HORIZONTE | Por Dr. Darío Yrizarry.- Por qué pactar con Haití ¿?

Dario Yrrizarri.

REPUBLICA DOMINICANA .- Decenas de artículos he escrito en diferentes medios digitales e impresos (los que podría compilar) acerca de la sociedad haitiana, sus gobiernos y los innúmeros esfuerzos que desde este lado de la Isla han hecho nuestras autoridades con el solo propósito de sobrellevar entre nos unas relaciones bilaterales amigables, a sabiendas de que quien habita la casa de al lado es nuestro vecino más cercano y a la vez los más difíciles de emparentarnos, tomando en consideración la inviabilidad de un país con 10 millones de habitantes cargando con la desgracia del abandono a su suerte de la comunidad internacional antes y después del terremoto del 2010, depositando irresponsablemente a la República Dominicana todos los males sociales que en ese conglomerado existe.

A pesar de que los gobiernos que se han sucedido desde el 1998 (incluso el neonato PRM) han conocido al dedillo los problemas neurálgicos entre ambas naciones, el gobierno actual ha tomado como iniciativa llevar a otro nivel las relaciones bilaterales, no obstante conocer que la falta de institucionalidad en el vecino país actualmente sumido en una gran crisis política lo hace tarea imposible, por lo que hace falta mucho más que buenas intensiones debido a las constantes revueltas e intentos de golpes de estado liderados por grupos paramilitares.

Entrado el nuevo gobierno, el sector privado ha tomado el dominio de decisión sobre qué hacer o no con Haití y las relaciones diplomáticas, tomando como parámetro la continuidad evasora de del comercio local donde se trasiego de todo tipo de mercancías en una frontera invisible en perjuicio del Estado Dominicano, dominio que ejercen los grandes empresarios en complicidad con los políticos corruptos, la diplomacia y las fuerzas castrenses, los que son al final los altamente beneficiarios del desorden e ilegalidad que perdura en el tiempo, males que jamás desearían se regule.

¿Por qué pactar con un país que nunca ha respetado los acuerdos bilaterales hechos en el pasado? ¿Por qué el empresariado tiene que dominar este tema tan álgido para el fortalecimiento de nuestra economía? ¿Por qué el gobierno les otorga pleno poder a los empresarios para lidiar con este problema cuyas atribuciones no son de su incumbencia?
Es saludable recordar que en fecha 29 de noviembre del 2020 el canciller haitiano señor Claude Joseph, visitó por una semana a su homólogo dominicana con el propósito de arribar a acuerdos de trabajo entre ambas naciones los que implicaban enfrentar el flujo migratorio irregular, así como el tráfico y la trata de personas, el tráfico de armas, el narcotráfico y el robo de ganado, entre otras actividades ilícitas.

En otro encuentro realizado en su visita, el señor Claude Joseph pidió irresponsablemente a su homólogo dominicano, Roberto Álvarez, “un cambio en la retórica de las autoridades de nuestro país, para eliminar la “narrativa negativa” hacia Haití y hacia sus ciudadanos”, algo insólito e inaceptable del gobierno haitiano, negando con este pedimento el reconociendo a todo esfuerzo que desde aquí se ha hecho por décadas con la finalidad de mantener unas relaciones saludables en beneficio de ambos países.

Recordemos también el ataque a pedradas que sufrió Leonel Fernández y su comitiva en ocasión de inaugurar la construcción de una Universidad en terrenos vecinos, acto que fue condenado por el gobierno, evidenciando una vez más la colindancia de una sociedad perturbada.

Las condiciones políticas de Haití no han cambiado en décadas (igual que siempre), lo que impiden a los gobiernos agrupados en la ONU arribar a cualquier acuerdo bilateral con estos, mucho menos con la República Dominicana luego de todo intento fallido; está harto evidenciado.

El secuestro de dominicanos en territorio Haitiano es una acción vandálica repudiable e inaceptable, un acto más que nos pone en evidencia la imposibilidad de llegar a todo acuerdo de comercio bilateral serio y responsables con este país, agregado la ausencia negativa del componente cooperación que de ese gobierno ha faltado, es una confirmación de la urgente e impostergable revisión de todo acuerdo que en el pasado ambas naciones han hecho, de modo que sea factible introducir los cambios en los mismos respecto de Haití y su diplomacia. La República Dominicana esta conminada a dar respuesta contundente y sin ninguna contemplación a este acto terrorista, como un mensaje claro a los organismos internacionales y naciones poderosas que sueñan con la unificación de la Isla.

El gobierno dominicano esta compelido a asumir los problemas internos y deudas sociales que heredamos los dominicanos y exigir de manera categórica a los organismos internacionales que nosotros no podemos asumir esa carga social acumulada no resuelta en nuestra hermana Haití. Por lo que el empresariado dominicano, un grupo de poder aliado a este gobierno, debe interesarse en cooperar con su aliado para controlar el flujo de mercancías libres de impuestos que por esa frontera se cuelan, toda vez que los mercados internacionales están abiertos a exportaciones e importaciones regulados de manera licita, y aunque a nuestros empresarios no les resulte atractivo buscar aliados comerciales allende los mares, son nuevos potenciales clientes que cumplen con las reglas del mercado regional.

Un año antes de cada período, políticos y empresarios del patio se mantienen vigilantes a la tendencia de la intención del voto poblaciónal dominicana con la finalidad de crear sub grupos arribistas en apoyo a ese posible ganador que en el momento lidera las encuestas, con el solo propósito de seguir “subió en el palo”. Es momento ya de dar otra señal más clara de que un verdadero cambio ha llegado a la República Dominicana, tomando al toro por los cuernos

Compartir artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

leave a reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga mejores resultados al momento de
querer informarte a través de lasultimasnoticias.net puedes informarte mejor en. Sobre las Cookies,

Tambien puedes saber mäs acerca de nuestra Política de Privacidad

aceptar